Winnie poo

Un día como cualquier otro se levantaba el osito Winnie Pooh, él es un osito muy bueno y cariñoso, pero también le gusta mucho comer miel y no para ni un minuto, por eso se levantaba y quería miel para despertarse bien, pero en su tarro ya no había nada. Por esta razón es que Salió en busca de un winniepanal y encontró un árbol que tenía muchas abejas alrededor, por eso supo que estaba en el lugar indicado. Le pidió ayuda a su amigo Cristóbal Robin y este le prestó un globo azul para que pudiera con él llegar bien lejos y tomar la miel. Sin embargo, una abeja le pinchó el globo y rápidamente se estrelló contra el pasto.

Pasado el tiempo se dio cuenta que conejo siempre tiene una reserva de miel y a él podía recurrir para pedírsela, después de todo son amigos y se la daría. Comió tanta miel Winnie Pooh que luego no podía salir por la puerta de la gordura, estaba tan hinchado y lleno que la pequeña puerta de conejo ahora era una cárcel para él porque no pasaba por ella. Por esta razón es que nuevamente tuvo que solicitar la ayuda de Cristóbal Robin y él no solamente no lo podía ayudar, sino que solo pudo decirle que debía esperar hasta que baje de peso, pero esto tardaría bastante y el osito solo tenía platos de comida en la mente y mucha miel.

Pasó el tiempo y no bajaba de peso Winnie Pooh, por eso es que Cristóbal Robin pidió la ayuda de todos sus amigos del bosque y entre todos tiraron y tiraron hasta sacar al oso de la puerta. Una vez que pudo salir, conejo fue libre de ir a donde quiera, ya que no tenía a un oso en la entrada, pero lo más importante es que con tanto tironeo le pegaron a un roble y este soltó un panal que tenía en la cima. Ahora sí que el osito cariñoso tenía todo lo que quería, la ayuda de sus amigos, su amor y también la miel del panal para comer todo lo que quiera.