Un conejo en la vía

Una familia con dos hijos menores se encontraban viajando muy contentos para ir a una salida feliz en donde jugarían y harían toda clase de cosas en el bosque. Durante la carretera los dos niños se pusieron co1a jugar y estuvieron divirtiéndose todo el camino. Sin embargo, en un momento del viaje escuchan a su padre que dice haber atropellado algo. Los hijos preguntan rápidamente que era lo que atropelló y él dice que no importa para seguir el camino. La madre comienza a jugar con los pequeños para que se olviden y se pone a cantar, pero uno de los niños, el mayor, no dejó de mirar por la ventana trasera hasta que al avanzar pudo distinguir el cuerpo de un conejo tirado en la calle.

El joven pidió a sus padres que se detengan a los gritos para poder recoger al conejo y llevarlo al hospital de animales, así fue que el hermano se sumó a este pedido y el padre finalmente freno para ir a buscarlo. Levantaron al pequeño y lo llevaron en el auto, pero más adelante los paró la policía para decirles que recién se había caído una roca por el camino y por suerte no había nadie debajo. En caso de no haber vuelto por el conejo, esta los hubiera lastimado. Los policías y los padres quitaron de la carretera la piedra y así fue como siguieron el camino hacia el veterinario.

co2El conejo se sanó al tiempo y los dos hermanos fueron de paseo nuevamente, con sus padres, pero esta vez la tarea principal era devolver al conejo al bosque porque este debía ser libre y siempre estaría mejor en la naturaleza que en su casa, por eso es que hicieron una buena acción y estuvieron tristes de perder un nuevo amigo, pero a la vez entendían que el conejito ahora sería feliz.