La gallinita colorada y sus pis-pollitos

En un granero se encontraba una gallinita que era muy dedicada con su familia porque siempre la estaba cuidando, pero no era como las demás gallina que dejaban simplemente que sus pollitos sean de la manera que deban ser, sin hacer nada al respecto. huevosElla los atendía, los cuidaba cuando querían caminar por algún lado, se fijaban que no tengan ningún problema y hasta los llevaba al médico de ser necesario. Sin embargo, toda esta familia vivía en un corral en donde había también otras gallinas con sus pollitos y cada una tenía una parte que le correspondía.

Un día, todas las gallinas se dieron cuenta que sus pequeños se hacían pis encima durante la noche y dejaban toda su parte del gallinero sucia, pero los pollitos de esta gallinita tan especial eran muy limpios y a pesar de que todos los hacían, ellos eran diferentes y no ensuciaban nada de nada, su parte del gallinero siempre estaba limpia. Las gallinas se dirigieron a esta familia y le preguntaron porque sus pollitos eran limpios, que era lo que ella hacía para que nunca ensucien nada.

La madre gallina les respondió a las demás lo que estaba sucediendo. Hace tiempo, sus pollitos también comenzaron con la costumbre de hacerse pis en donde no debían, pero esto lo solucionaron hablando, ella les hablaba siempre y les decía que debían hacer y que no, también les explicaba porque. Todas las mañanas se levantaban temprano para limpiar toda su área del gallinero también para que esté limpia en todo momento. Las otras gallinas no podían pretender que sus pollitos sean educados y limpios si es que no se ocupaban mucho de ellos, no les enseñaban los buenos modales, no les daban constantes baños para que estén limpios y no le prestaban atención a la limpieza de su área en el gallinero.

pollitosLuego de entender todo esto es que las gallinas comenzaron a ser más limpias y a cuidar mejor a sus pollitos, ellos querían que crezcan sanos y que nunca tengan problemas o que vivan en un espacio todo lleno del pis que hacían constantemente sin cuidarse de hacerlo en otra parte. Lo increíble es que gracias a los consejos de una sola gallinita amable, todas las demás comenzaron a copiarla para ser tan buenas como ella lo había sido desde hace mucho tiempo y todos los pollitos del gallinero se pusieron muy felices con todas las nuevas enseñanzas.