La gallina de los huevos de oro

Eduardo era un hombre muy trabajador que vivía con su mujer, ellos nunca serían otra cosa que granjeros, pero las cosas estaban a punto de cambiar cuando la mujer de este buen hombre trae una gallina debajo de su brazo los huevos de oroy en la mano un huevo de oro que la misma había dejado en el corral. Ambos se pusieron super felices y pensaron en las maravillosas cosas que podrían comprar con el oro, podrían ser muy ricos en poco tiempo.

Desde ese día tan especial, la pareja humilde cuidó a la gallina más de lo que se cuidaron a sí mismos. Sin embargo, los huevos de oro los usaron todos para comprar vacas, comida, ropa y todo tipo de cosas. Cada día que llegaban al corral de la gallina había un huevo de oro nuevo, pero eso en un momento ya no era suficiente para ellos porque querían tener más oro, de otro modo tendrían que esperar mucho para hacerse ricos y no querían esperar porque ya no los ponía contentos tener algo que nadie en el mundo tenía.

Al matrimonio ya no tan feliz se le ocurrió que quitandole la vida a la gallina podrían abrir su panza y quitar de adentro todos los huevos de oro para poder hacerse ricos de una vez y dejar de esperar tanto que ponga uno por día y encima tener que cuidarla siempre. Esa misma noche abrieron a la gallina para quitarle sus huevos, pero terrible sorpresa se llevaron al ver que adentro, la gallina estaba totalmente vacía y no tenía nada de lo que estaban buscando. Así fue como su codicia y ambición no solamente los llevó a quedarse sin todo el oro que esperaban recibir, sino que ahora no tenían absolutamente nada porque ya no estaría tampoco el huevo que recogían cada día, el sueño de ser millonario ya había quedado en el olvido y también sus sueños de comprar una casa más grande algún día.