La araña de navidad

Todo sucedió en vísperas de Navidad. La madre de la casa se apresuraba a limpiar el hogar para dejarlo en perfectas condiciones para la Noche buena.nade La mujer se empeñaba en dejar todo impecable. Por eso limpió en los más recónditos lugares, en los rincones de más difícil acceso y en los espacios en donde las arañas tejen sus telarañas.

Las arañas se asustaron al ver sus telas destruidas. Por eso, al no tener su hogar tuvieron que huir rápidamente a esconderse en el ático. Desde lo alto se reunieron todas las arañas de la casa, las cuales estaban muy tristes por no poder presenciar la Navidad. La araña más sabia y vieja decidió que había que hacer algo al respecto. Entonces urdieron un plan para esconderse en una rendija del altillo, en donde nadie las vería. Las arañas querían ver a Santa Claus y ese era un buen lugar.

Las arañas se encontraban ya cómodas en su lugar, todas se encontraban acurrucadas en la rendija y expectantes. Pero de pronto la puerta se abrió, lo que hizo que las arañas huyeran despavoridas por toda la habitación. Todas decidieron correr en dirección al árbol de navidad, el cual estaba ya dispuesto, decorado y adornado para celebrar el nacimiento de Jesús.

El terror que se apoderó de las arañas hizo que cada una se escondiera como pudiese en el árbol. Algunas se metieron detrás de los adornos, otras se abrazaron a las ramas, otras se ocultaron entre las hojas y así permanecieron todas, ocultas y muy quietas para no llamar la atención.

Sucedió así que en la noche llegó Santa Claus a visitar el hogar de la familia. Al ingresar en la casa comprobó con un gran susto que el árbol de navidad estaba lleno de arañas. Se compadeció de las pequeñas al verlas asustadas, pues son también criaturas de Dios. Sin embargo, sabía que si la mujer de la casa o los niños veían a las pequeñas arácnidas no reaccionarían bien. Por lo tanto, con un leve movimiento de su mano cubrió a las pequeñas con magia.

ddxDe este modo, las arañas se transformaron en hermosas decoraciones de Navidad. Algunas se transformaron enguirnaldas, otras en tiras brillantes de colores. Algunas otras, se convirtieron en arañas de adorno de hermosos colores. Así, todas pudieron presenciar la Navidad en compañía de la familia y cada navidad están presentes en todos los arboles adornados que esperan con ansias la visita de Santa Claus.

Desde ese año, es costumbre en Alemania que todos los abuelos cuenten a sus nietos la Leyenda de la Araña de Navidad, mientras todos juntos decoran en árbol con guirnaldas de colores y con una hermosa araña que conmemora este relato.