El pijama mojado del emperador

El emperador era un hombre que a las personas que trabajan en su reino les parecía muy extraño porque hacía cosas raras como por ejemplo contratar a dos personas que le den un pijama nuevo todos los días, o tenía a quien le lave las sábanas, pero esta persona no podía hablar nunca con el resto de sus empleados, también era bastante particular con su gente de limpieza en general, no cualquier podía entrar a su habitación y miles de cosas así sucedían durante su reinado.pijama1

Lo que sucedía en realidad con este misterioso emperador es que se hacía pis en la cama a la hora de dormir, le pasaba todas las noches, pero no quería que nadie en el reino nuevo se entere de algo que lo avergonzaba al extremo como lo hacía este secreto, por eso es que sus empleados que llevaban sus sábanas a lavar por las mañanas o cambiaban su pijama no debían hablar con el resto, de otro modo se sabría el secreto que guardaba como oro este emperador.

pijama2Una noche, el emperador mandó a traer una pijama diferente a todas las que había usado porque era de color púrpura y resulta que este color era muy preciado en la antigüedad, nunca se había visto un pijama con dicho color y sería algo muy agradable tenerlo puesto cuando vaya a desayunar el día siguiente. Esa noche, el emperador se hizo pis como todas las demás noches, pero la tela del pijama se ponía de color azul cuando el agua la tocaba y esto no lo sabía, por eso es que todos sus empleados se pusieron a mirarlo cuando despertó en la mañana y detrás suyo tenía todo el pijama azul como si se hubiera mojado justo en las zonas en donde se notaría el pis.

Un paje de inmediato gritó que el emperador se había hecho pis durante la noche, que era evidente, por eso es que no tuvo más remedio que contar la verdad y tan vergonzoso fue, pero al mismo tiempo revelador, que el emperador nunca más se volvió a hacer pis en una cama y no necesitó más secretos con su gente porque desde ese momento se dio cuenta que los problemas se resuelven cuando uno puede contárselos a los demás y no guardarlos en secretos sin que nadie se entere porque de este modo tampoco se están admitiendo y así no se pueden resolver nunca.