El jorobado de notre dame

Era un bebé muy feo el que llegó a la puerta de una iglesia una mañana, sus padres lo habían abandonado y no era por nada más que su defecto físico; era jorobado. El sacerdote que encontró al pequeño se escandalizó de los padres image001malvados de la criatura y lo llevó consigo a la casa de buenos padres para que lo cuiden. Sin embargo, nadie quiso tenerlo a pesar de lo cristianos que demostraban ser ante las personas. Todo esto hizo que el sacerdote deba encargarse de él por siempre. Llegó el momento donde el niño creció y si bien era diferente a los demás y tenía una gran joroba en la espalda, también era muy bueno de corazón y tenía todos los valores que había aprendido de su padre adoptivo.

Un día, el sacerdote quiso que su nuevo hijo se relacione con otras personas y cuando lo sacó a la calle solamente recibió rechazo, entre cosas terribles que le decían y maldiciones que lanzaban sobre el joven. No tuvo más remedio que aislarlo en el campanario, donde nadie podría saber acerca del pequeño Cuasimodo. Pasaron los años y entonces, una hermosa joven tocó a su puerta, su nombre era Esmeralda y tenía descendencia gitana además de un gran bailar que hipnotizaba a las personas del público que se paraban cada día a verla danzar. Ella miró a Cuasimodo, pero no tuvo repulsión ni nada parecido, ella lo aceptó tal como era y juntos pasaron un gran momento de diversión. Luego él siempre la miró bailar desde el campanario, pero jamás pensó que tocaría su puerta.

jorobado de notre dameEsmeralda era una joven vivaz que le encantaba bailar y lo hacía para conseguir dinero que luego usaría para vivir, pero una tarde le prohibieron bailar en las calles y los soldados se encargaron de llevarla a su superior. Ella terminó dándole una bofetada para hacerse respetar y salió corriendo, pero cuando los soldados se avanzaron sobre la bella mujer, fue Cuasimodo el que mostró su fuerza desigual que venció a toda la armada que la perseguía. Él salvó a su amiga, quien volvió a bailar sin impedimentos y ella lo amó por siempre, a pesar de que allí terminó su vida.

Esta es el cuento de un amor imposible que nos retrata lo bello de amar con el corazón y no con la apariencia. La gitana se puso muy triste por la pérdida de su amigo. Sin embargo, siempre recordará el gesto tan noble de dar su vida por la de alguien más.