Cuento el Sastrecillo valiente

Una vez existió un sastrecillo valiente, pero tal vez no era tan valiente como lo creyó la gente de pueblo. Todo sucedió una mañana cuando el sastrecito se estaba encargando de hacer un Sastrecillo valientetrabajo y al mismo tiempo notó que había una mancha de mermelada derramada, pero lo que más le molestó es que sobre la mermelada había 7 moscas paradas que estaban muy contentas. El sastrecito no lo dudó dos veces, tomó un trapo y les pego fuertemente logrando que caigan sin vida en el piso. Esta hazaña le causó tanto, pero tanto orgullo, que dejó de arreglar lo que estaba arreglando y empezó a fabricar un cinturón que decía “Yo maté a 7”, pero no aclaraba que eran moscas y las personas del pueblo no lo sabían, por eso pensaban que era un gran guerrero.

Cuando se hizo la fama de guerrero en el pueblo, el sastrecito se envalentonó aún más de lo que estaba antes por su hazaña de haber matado a las 7 moscas y comenzó a ser más audaz, pero nunca perdió su más fuerte arma que era la inteligencia. Por esta razón, es que el rey se comunicó con él para decirle que le daría la mano de su hija en matrimonio si es que podía vencer a dos ogros gigantes que estaban atormentando a las personas del pueblo y el castillo, merodeaban molestando a quien se cruce. El sastrecito le dijo al rey que si pudo con 7 personas, también podría con 2 ogros, no era ningún reto y así es como avanzó a ellos mientras estaban en el bosque.

Cuento el Sastrecillo valientePara derrotar a los ogros, el sastrecito se escondió en un árbol que estaba sobre ellos y comenzó a tirarles pidres, los ogros que no son inteligentes pensaron que el otro era quien las tiraba y se pelearon entre ellos hasta destruirse. Fue con el rey para la recompensa y este le dijo que había otro encargo que realizar, debía capturar a un unicornio y nuevamente se veía obligado a usar su inteligencia. Hizo que el unicornio lo persiga hasta un árbol y se metió tras él, haciendo que su cuerno quede allí clavado y no pueda escapar. Con estos dos encargos hubo un tercero que fue capturar a un jabalí, para esto lo metió dentro de una capilla y sin esfuerzo lo pudo someter. Más por inteligente que por fuerte sucedió que sastrecito se casó con la princesa y vivieron felices por siempre.