Cuento del patito feo

Una familia de patos estaba muy feliz porque todos sus patitos eran hermosos, pero de pronto se dieron cuenta que había uno que era diferente. No por ser diferente era feo, pero todos sus hermanos lo trataban mal, su madre hacía patito feodiferencias y él se sentía solo porque ninguno de sus hermanos lo dejaban bañarse con ellos, luego en la fila siempre tenía que ir último, le decían todo el tiempo cosas feas y no paraba de escuchar sobre su fealdad. Tanto así que se perdió de su familia y quedó solo sin saber que hacer o a donde ir.

El patito feo quería encontrar su lugar en el mundo, él pensaba que debía ser lindo para alguien, entonces comenzó a recorrer toda la jungla para encontrar una nueva familia y probó siendo un sapo sin que funcione, probó ser un loro, pero no podía volar, una gallina, pero tampoco se sentía bien. Era diferente a todos, estaba muy triste y ya no sabía que es lo que iba a ser para no sentirse tan feo.

Una tarde se dio cuenta de que él no era feo como sus hermanos le decían, no era otro animal terrestre tampoco porque en realidad, este pato era mucho más hermoso que todos los demás patos, él era nada menos que un bello y pequeño cisne, así fue que encontró a su madre y al fin pudo sentir que no era feo como siempre creyó, sino que era el más bello de todos los de su especie.