Cuento de Sara y Lucía van de compras

A veces es difícil decir la verdad cuando es necesario en una amistad, pero tarde o temprano siempre es la mejor opción porque una relación verdadera se basa en la sinceridad de ambas partes. Sara y LucíaHabía dos amigas que se conocían desde siempre, desde pequeñas que eran amigas y siempre se acompañaban a todas partes, por eso no era extraño que Lucía acompañe a Sara cuando iba de compras, pero un día sucedió algo que ellas dos no esperaban y que pondría en riesgo su amistad.

Sara comenzó a probarse ropa de la tienda y cuando salió del probador le preguntó a Lucía si ese modelo que se había puesto le quedaba bien. De manera muy cortes, Lucía le dijo que realmente no le quedaba bien esa ropa, que mejor elija otro modelo para probarse y le diría que le parece. En ese mismo momento, Sara salió llorando de la tienda y no volvió a hablar con Lucía, la cual no entendía nada, realmente se quedó muy triste porque no quiso ofenderla en lo absoluto, solamente le había dicho la verdad.

Sara llegó a su casa y habló con su madre de lo sucedido y le explicó la terrible forma en la que la había ofendido, pero entonces la madre le explicó de muchas maneras que nunca está mal decir la verdad, quizá ella quería esa ropa y deseaba que le quede bien, pero si no le quedaba bien, entonces su amiga había sido muy valiente en decirle la verdad para que luego no se ponga algo que no le queda. Muchas enseñanzas de sinceridad le dio la madre que hicieron que Sara se disculpe de inmediato con Lucía y que nunca más se vuelvan a pelear porque dos amigas que siempre dicen la verdad de las cosas tienen una relación verdadera que perdurará por siempre.