Cuento de robin hood

El cuento de robin hood narra la vida de un hombre que nació en una familia de nobles, pero luego fue criado por unos campesinos que murieron por parte de los reyes que en ese entonces gobernaban. Sin embargo, él se sintió tan mal por la pérdida de tanta gente inocente, que jurrobinó vengarse de toda esta maldad al quitarle su dinero a los nobles de más alto rango para dárselo luego a los pobres. En pocas palabras, Robin Hood era un ladrón y no cualquiera porque se lo conocía como el mejor de los ladrones, nadie podía atraparlo nunca y en un duelo de flechas, él siempre saldría ganando.

Si bien lo tildaban de héroe a Robin, él no pretendía la fama ni nada similar y su actuar era bien silencioso porque solamente robaba dinero y lo compartía con los campesinos. Por otro lado, nunca se quedaba dos veces en el mismo lugar porque no deseaba que los campesinos se den una vida de lujo a costa del dinero ajeno. Los impuestos en el tiempo donde Hood fue ladrón eran muy elevados y los campesinos apenas podían llegar a pagarlos con su trabajo al máximo y esfuerzo, por esto también es que estas monedas de oro que robaba el héroe del momento, generalmente eran una forma de poder pagar las deudas con los reyes y comprar verduras, frutas y medicina que eran tan importantes.

Con el paso del tiempo, fueron muchos los que retaron a Robin Hood, pero nadie le ganó jamás con el arco que era el arma preferida de su padre y por eso él se esforzó tanto por aprender a usarlo y convertirse en el mejor con la habilidad de conseguir cualquier cosa con esta arma tan importante. Este ladrón se escondía entre la maleza y podía burlar cualquier clase de seguridad que pusieran para atraparlo o directamente que deje de cometer estos delitos.