Cuento de la bella y la bestia

Bella era una hermosa joven que vivía en un pueblo muy pequeño, en este lugar había un hombre muy forzudo que pretendía su amor todo el tiempo, pero ella no le prestaba atención porque era muy presumido y no quería alguien así para Cuento de la bella y la bestia casarse. Sin embargo, ella era una chica muy culta que adoraba la lectura, se pasaba horas leyendo historias maravillosas que luego recordaba en su corazón. Nadie quería alejarse mucho del pueblo porque la leyenda decía que a lo lejos vivía una bestia con un corazón de piedra que podría matar a cualquiera en cuestión de segundos.

Una noche, Bella salió con su caballo, pero entonces fue seguida por muchos lobos y alguien le salvó la vida, no tenía idea de quién había sido, pero no parecía una persona. Por otro lado, la noche estaba sobre ella y no podía volver a casa, por eso es que tuvo que meterse por las puertas de un castillo que encontró, el cual era la casa de la bestia, pero ella no pensaba que sea cierta la historia que se contaba tampoco sobre este hombre.

Lo conoció y era una bestia como todos decían, muy malo y no tenía ningún tipo de sentimiento. La mansión donde había llegado estaba embrujada y todas las tazas, las cucharas, las teteras y las mesas bailaban, todos tenían vida y ayudaban en lo que podían a la bestia. Ella quedó como una prisionera y no quería saber nada de esta bestia por su maldad. Sin embargo, fue invitada para comer en la mesa principal con un vestido de gala que le prestaron, intentó empacar en una oportunidad, pero la bestia salvó su vida y ella curó luego sus heridas. Con el tiempo comenzó a querer y apreciar la compañía de la bestia en esta gran mansión en donde tenía absolutamente todo.

La bestia ocultaba un gran secreto y era una flor en una campana transparente, esta era también su corazón, un hechizo la dejó ahí atrapada y solamente el amor verdadero podría revivir a la flor a la que tan solo quedaba un pétalo y al caer, la bestia moriría, pero ¿Quién podría amar a un monstruo? Bella lo amaba y cuando esto sucedió; ellos se casaron y fue durante esta celebración que la bestia tomó la figura humana de un príncipe hermoso que estaba atrapado bajo un cuerpo que no era el suyo y las tazas, teteras, mesas y percheros se convirtieron en personas porque ellos eran todos los sirvientes de este príncipe cuando se hizo el hechizo que ahora gracias a Bella se rompió.

bella-y-la-bestia