Cuento de la bella durmiente

Un día, todos los pueblerinos fueron invitados al castillo del rey para poder recibir al nuevo nacimiento de su hija, no solamente ellos fueron invitados, sino que también lo fueron las 3 hadas del bosque. Cuento de la bella durmiente Sin embargo, la bruja no fue invitada a la celebración y corrían mucho peligro de que se enoje por ser la única que no fue invitada. Llegado el día esperado, todos dejaron regalos para el humilde nacimiento de la hija del rey y la reina, las hadas le dieron dones mágicos, una le regaló su infinita belleza, la otra le regaló la gracia de ser amada por todos, pero antes de que la última diera su regalo es que cayó en medio de la fiesta la bruja malvada y llena de odio.

La bruja le tiró una maldición a la niña y a todas las personas del castillo, ella dijo que al cumplir los 16 años, la niña se pincharía el dedo con una rueda de coser y perdería la vida por siempre, pero entonces la última hada que no era igual de poderosa que la bruja, pero todavía no había dado su obsequio, dijo que la princesa no moriría, sino que padecería de un sueño eterno hasta que un príncipe que la ame le diera un beso de amor que la despierte.

Los reyes decidieron que la niña debía vivir en compañía de las hadas para que la cuiden y estuvieron durante 16 años pensando en la maldición, pero luego la gente no recordaba aquel episodio, solamente la sobreprotegían para que nada ocurriera, incluso para quedarse tranquilos mandaron a quemar todas las ruedas de coser del pueblo entero. El día de su cumpleaños, la princesa Aurora subió a una torre y en ella encontró una rueda de coser, la cual tocó como si estuviera hipnotizada por una magia y entonces cayó en un sueño profundo y eterno, pero no solamente ella, sino que todas las personas del castillo cayeron en la misma desgracia y el pueblo entero.

labelladuermienteMiles de príncipes intentaron atravesar las plantas y trampas que la bruja había puesto en el camino para que no se acerquen a la princesa dormida, pero nadie había podido llegar a ella. Sin embargo, un príncipe valiente no solamente atravesó todos los obstáculos para llegar a su amor, sino que además derrotó a la bruja que se había convertido en un dragón para pelear con los príncipes que se acerquen. Este hombre la venció, llegó a la bella durmiente, le dio un beso y la princesa despertó, pero también lo hicieron todas las personas del pueblo y el castillo, se casaron y vivieron felices por siempre.

Cuentos para niños relacionados