Cuento de caperucita roja

El cuento de caperucita roja comienza con una madre muy preocupada por su hija, la cual tiene que atravesar el bosque por primera vez para ir a la casa de la abuelita, caperucita roja ella tendrá que pasar por todos los obstáculos de camino para llegar a darle una canasta con comida a su abuela. Sin embargo, el camino no será nada sencillo porque tendrá bastante ayuda de sus amigos, las criaturas de bosque, pero al mismo tiempo tiene que llegar antes de que sea tarde porque de no hacerlo así, podría toparse con el lobo malo que no solamente se la comería, sino que no podría defenderse de ninguna manera.

Si bien el lobo persigue a caperucita por el bosque, a él se le ocurre una idea mucho más fácil de hacer porque era realmente astuto y todos sabían que lo era. Él sabía dónde quedaba la casa de la abuelita y entonces lo que hizo fue tomar un atajo por el cual llegaría rápidamente, antes que Caperucita, una vez allí tomó a la abuela y la escondió dentro del ropero. Lo siguiente que hizo el lobo fue ponerse su ropa, una vez que la tuvo puesta se acostó en la cama y se hizo pasar por la abuelita que yacía siempre acostada con su camisón que ahora el lobo vestía.

caperucita rojaLlegó confiada caperucita roja a la casa de su abuelita pensando que se había salvado de ser comida por el lobo y cuando entró dejó la canasta en la mesa para ir a saludar a su querida abuela. Al momento de acercarse a la cama, ella notó que no era su abuela como la recordaba y entonces le dijo –“Que ojos tan grandes tienes abuela”, el lobo le respondió –“Son para mirarte mejor”, -“Que orejas tan grandes tienes”, -“Son para oírte mejor” y –“Que boca tan grande tienes”, “Es para comerte mejor”. En ese mismo momento se descubrió que era el lobo bajo la ropa de su abuela y comenzó a perseguirla, ella corrió pensando que no tendría oportunidad, pero entonces oyó que venía muy cerca un hombre, este señor era un leñador que se encontraba por la zona y escuchó los ruidos. Cuando vio a la niña indefensa que era corrida por el lobo no tuvo más opción que ayudar y pegarle al lobo, quien salió corriendo y esto ayudó para salvar a Caperucita que le agradeció por siempre su ayuda y juntos sacaron a la abuela del ropero para que vuelva a su cama, pero ahora segura.